domingo, 5 de mayo de 2013

Se convirtió en la otra...


Todo empezó por una presentación, luego vinieron los mensajes y él se convirtió en alguien especial para ella, una persona con la que poder hablar durante largas horas, una buena compañía para los momento más duros de ella. Su fiel consejero. Todo parecía que iba bien, por un camino de rosas, las cosas iban prosperando. Pero todo cambió de un día para otro.
Las conversaciones iban disminuyendo, las horas pasaron a ser minutos, los minutos segundos, y todo acabó por con ella hablando sola, sin contestación… Él simplemente desapareció de su vida….
 Y el final fue lo más triste, acabó con lágrimas derramadas y una de sus mejores amigas ocupando su lugar. Siendo esa con la que hablar y quedar…
Ella finge que no duele, que no importa, sonríe con las bromas que se cuentan e intenta aparentar que todo va bien. Pero no es así, todo eso duele, duele demasiado y cada palabra de su amiga relacionada con él es una apuñalada directa al corazón que cada día la destroza más y más, aunque ella no lo quiera decir, es así. Y se está destrozando por dentro a ella misma, porque aun siente algo por él. Por muy mal que fueran las cosas él no desapareció de su corazón, ella sigue creyendo en las palabras que le dijo un día…
Pero cada vez ella se siente peor, cada vez duele más ver que ya no es ella a la que saluda, que pasa por su lado y ni hola le dice… Esos momentos son durísimos para ella, pero jamás lo a