martes, 24 de enero de 2012

un momento de inspiración

Todos nos damos cuenta un día de que no vamos a ser niños para siempre, de que tenemos que crecer por mucho que nos cueste....
¿Sabes lo más triste? No todos queremos crecer, pensamos que siendo niños para siempre la vida nos será mucho más fácil, y sobre todo, más llevadera.
Por un lado no nos importaría ser niños para siempre y vivir en Nunca Jamás, pero por otro lado nunca llegaríamos a saber lo que es sufrir por amor o nunca llegaríamos a saber lo que es estar enamorad@ y que te quieran tanto como tú quieres a la otra persona o incluso más. (aunque esto último aun no se lo que es, tengo la esperanza de saberlo algún día....)
Si fuéramos niños para siempre, tampoco sabríamos lo que es una verdadera amistad, no sabríamos lo que es tener a una persona siempre a tu lado, apoyándote siempre, aunque cometas el mayor error de tú vida, ya que de niños nada tiene importancia y la vida no es más que un juego.

No hay comentarios:

Publicar un comentario